lunes, 9 de mayo de 2011



Golosas . Muy golosas . Éste es el adjetivo que mejor define la relación de las hadas con la comida . Les encanta la leche , los dulces y las tartas . Tanto les gusta la leche , que una de las cosas que más agradecen es que por la noche , antes de acostarse , les dejan un vaso de leche en la mesa para que , cuando todos duerman , ellas puedan salir a tomarla .
Dicen que si les dejas un vaso de leche , ellas bendecirán tu casa . De todos modos , hay excepciones a la afición golosa de las hadas por los dulces . Por ejemplo , las sirenas prefieren comer crustáceos y algún que otro pescado crudo  Entre las más golosas tenemos a las hadas del aire , que siempre se aprovechan de la comida ajena  hurgando en las cocinas en busca de galletas , miel o natillas .
Las hacendosas hadas de la tierra también realizan  bizcochos y tartas  de delicioso sabor . Se cuenta que estas hadas frecuentan cocinas y pastelerías ,




Pero no con la intención de probar las exquisiteces , sino de aprender nuevas recetas . Una vez las tienen intentar imitar en sus hogares las recetas pero todo ello con los ingredientes que da la tierra . Con fresas y moras del bosque elaboran deliciosas tartas que atraen a las sífides como el viento .
Asimismo , existen infinidad de leyendas que nos previenen contra estos dulces elaborados por las hadas . Recordemos que Cirque ofrecía a los compañeros de Ulises manjares que los transformaban en cerdos . Las hadas poseen la capacidad de hacer pasteles con efectos mágicos , y en sus estantes se almacenan jarabes , reconstituyentes y otras bebidas estimulantes que en ocasiones poseen alucinógenos . Como consejo te diré que si te encuentras un hada por el bosque y te ofrece algún alimento , mejor que declines la invitación con la excusa de que acabas de comer .







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada